Productos

Consejos para usar harina de huesos en el jardín

Golden skeleton holding the sign

Hace pocos días aprendíamos juntos acerca de la harina de hueso. Sin llegar al extremos de calificarla como una de las curiosidades sobre los abonos naturales, puedo decirte que es una forma interesante de aportar nutrientes a nuestro suelo.

Una lectora, Manu, señalaba con pertinencia su discrepancia con nuestro calificativo de producto “ecológico”. Es verdad, su argumento de que proviene del resultado de la muerte de animales es un punto a considerar…, no obstante ello y sin ánimo de polemizar, nuestra referencia era a propósito de poder “reciclar” -si cabe el término- o devolver a la madre naturaleza en forma de aporte esos huesos animales.

¿Cómo actúa?

Este producto fertilizante es rico en fósforo y calcio, entre otras cosas. Se liberan sus nutrientes lentamente a medida que se descomponen en el suelo, por lo que es natural que se tome su tiempo de liberación fertilizante.

¿Cómo se utiliza?

Es clásicamente utilizada para preparar el suelo para la siembra, por lo general se hace tratamiento en capas o en un agujero preparado para un trasplante. Harina de hueso también se puede utilizar cuando se establecen los bulbos, para proporcionar nutrientes durante el proceso de para que crezcan fuertes y sanos.

Las empresas producen variaciones en la harina de huesos finos y gruesos. Cuanto más fino sea el molido, el más rápido se descompone y libera sus nutrientes. Los jardineros también puede hacer su propia harina de huesos,  machacando los mismos. La ventaja de la harina de hueso que se compra en tiendas, es que está uniformemente molida y esterilizada para eliminar patógenos potenciales.

No debe aplicarse en el caso de plantas que prefieren el suelo ácido.