Consejos

Construcción de invernaderos paso a paso (IV)

construccion-de-invernaderos-paso-a-paso-iv

En esta cuarta parte, abordaremos más de lleno el paso a paso, una vez que analizamos en el post anterior, las consideraciones relativas a la orientación y estructura del mismo. Para poder explicar con mayor claridad, propongo establecer unas medidas tipo, que fijaremos en 30 metros de largo, por 7 de ancho y una altura de unos 3,5 m máxima en cumbrera. Estoy imaginando una estructura con techo “a dos aguas” como el que se ve en la imagen, por tanto hay que considerar dos alturas, la de su cumbrera y la de sus paredes laterales, que para nuestro ejemplo fijamos en 2,40 m. Proyectamos cubierta de polietileno.

El primer procedimiento que hay que hacer recibe el nombre de cuadrar el terreno. Significa marcar el mismo con las medidas especificadas, asegurando que tendrá ángulos perfectamente rectos. Para el marcado se usan estacas. Una vez marcado el terreno, se traza una línea central a todo lo largo del futuro invernadero. Luego en cada línea (la central más las de los lados), ha de marcarse cada 1.60 metros el lugar donde irán los postes. Hay que cavar hoyos de unos 60 mt de profundidad para enterrar los postes y al hacerlo es necesario afirmarlo con piedras, restos de construcciones sólidas y apisonar muy bien para dejarlos bien seguros.

Se recomienda mojar ese hoyo luego de ser rellenado y apisonar nuevamente hasta que quede bien firme. Deben colocarse primero los cuatro postes principales de las esquinas y luego, bien alineados los demás. Prestar especial atención a que queden bien verticales sino corre riesgo toda la estructura.

Del mismo modo se entierran luego los demás postes, afirmando siempre cada vez. Acto seguido se clavan las tablas, comenzando por las que van en la parte superior de los postes de los costados y luego frente y detrás. Deben clavarse con firmeza. Luego se colocan las llamadas “cerchas” (tablas que unen los postes centrales con los laterales del techo).

Un detalle no menor, es el tipo de clavos que usamos en esta operación. Hay que cuidar que tengan puntas suaves y que éstas queden al nivel de la superficie de los postes una vez clavadas. No se puede correr el riesgo de que éstas rompan luego el polietileno que se usará en el recubrimiento.