Arboles

¿Cuál es la diferencia entre bonsai de exterior y de interior?

bonsai

Como aficionados a la jardinería, seguro que alguna vez hemos sentido cómo el mundillo del bonsai nos ponía ojitos. Y si nos interesan las artes orientales, mucho más. Una de las primeras dudas cuando empezamos a buscar información surge entre los bonsais de interior y de exterior. ¿En qué se diferencian?

En muchas tiendas, páginas online y similares nos encontraremos con este concepto, y seguramente seguido de una advertencia en grandes letras rojas y brillantes: hay que saber distinguir cuándo cultivar un bonsai en interior y cuándo en un jardín exterior. ¡Cuidado con eso! Pues bien, la diferencia entre ambos es mucho más simple de lo que podemos pensar: cuando cultivamos una especie que no es autóctona de nuestra región, y que por tanto puede verse afectada por la variedad climática, debemos hacerlo en interior. Si nos decidimos por un tipo de árbol que sí sea propio de nuestra zona, o del clima en que vivimos, entonces podemos tenerlo tranquilamente fuera, en una terraza o en un jardín, y cultivarlo allí.

Si queremos tener un bonsai de una zona tropical o subtropical, por ejemplo, y vivimos en una zona de bajas temperaturas, tendremos que habilitar un terrario dentro de casa, o bien emplear un invernadero, si las condiciones de nuestro jardín nos lo permiten. O si el árbol en cuestión se desarrolla normalmente en zonas secas y la nuestra tiene precipitaciones abundantes… Es sencillo de entender, desde luego, pero ojo; no todo es blanco o negro necesariamente… y en el mundo de la jardinería, donde estamos tratando con seres vivos con sus diferentes peculiaridades, menos aún.

Aunque nos vendan un bonsai como “de interior”, el tenerla todo el tiempo en un invernadero o dentro de casa terminará perjudicándolo: se mostrará mucho más débil, sus hojas palidecerán y sus ramas se ensancharán más de lo debido, y puede ser pasto de plagas que se aprovechen de su estado. Necesitará el exterior tanto como cualquier otra planta. La única diferencia real, por tanto, entre los bonsais de interior y de exterior consiste en que aquéllos exigirán mucha más atención por nuestra parte a la hora de suministrarles ventilación y horas de sol. Así que tengámoslo bien en cuenta; nos evitará llevarnos un disgusto cuando nuestro bonsai se marchite después de estar encerrado durante meses entre cuatro paredes.