Consejos

Cuidados fáciles para plantas perennes de sol (II)

En el primer post de este título, te prometimos algunos consejos y trucos para que la compra de tus plantas sea exitosa y signifique una buena inversión. “Lo prometido es deuda” dice el refrán, así que aquí vamos.

Mira con atención todos los detalles y compra de plantas de aspecto saludable: sus tallos deben estar  turgentes y deben exhibir un buen color de las hojas. Para detectar señales de enfermedades o insectos, verifica ausencia de agujeros en las hojas, decoloración, manchas o marcas extrañas en la parte superior o inferior de las mismas.

Observa además otros detalles importantes: mira las hojas, asegúrate de que no hay bordes de color amarillento o marrón. Revisa la parte inferior de la olla, si se ven las raíces, compra otra planta.

Puede sembrar plantas perennes de sol tanto en primavera, como en verano u otoño. Si la plantas en verano, sólo asegúrate de que el agua sea  suficiente para mantener el suelo húmedo.

Las plantas perennes necesitan que nuestro suelo sea rico, y esté  bien drenado. Agrega un poco de abono para el jardín en primavera y espolvorea un poco de harina de hueso alrededor o dentro del hoyo de plantación en tierra plena, y tus flores rebosarán brillantes de color.

Otro buen consejo es que el agujero que cavas sea ligeramente más grande que el cepellón y una vez plantada  rellena con tierra de compost enriquecido.

Por último riega cada día hasta que la planta se establezca,  es decir, cuando la planta de brotes de hojas nuevas.

Imagen: ixart