Huertos

Cultivar rábano en nuestro huerto urbano

rábano

Son muchos los cultivos que podemos escoger como inicio si somos profanos en la materia de  los huertos urbanos. Por ejemplo, los rábanos, plantas que además son excelentes para el verano.

En realidad, una de las mayores ventajas de los rábanos en nuestro huerto es que podemos plantarlos prácticamente cuando queramos: desde primavera hasta otoño, cualquiera de estas épocas será buena para ellos. No son muchas las plantas que se adaptan a las temperaturas estivales para desarrollarse, por lo que ésta es sin duda una buena noticia en caso de que contemos con tiempo libre en esta fecha. Y son muchos los platos que se nos ocurren en los que incluir nuestros rábanos caseros, ¿verdad?

Así que manos a la obra. Hemos escogido los rábanos entre otras plantas para nuestro recién creado huerto. ¿Qué debemos saber de su cultivo?

  •  El tiempo normal que hemos de esperar hasta poder cosechar los rábanos es de unas seis semanas. Se trata de plantas que se desarrollan bien en suelos con poca acidez, algo que hemos de tener muy en cuenta. Es mejor usar maceteros; si queremos plantarlos en el jardín, algo de cal puede ayudarnos a reducir la acidez de la tierra.
  • El compost es nuestro gran aliado: junto con un riego frecuente proporcionará a nuestros rábanos un mayor número de nutrientes idóneos para su crecimiento.
  • El sol también será necesario, pero no es una planta que lo exija en exceso. Normalmente se recomiendan unas cuatro horas de exposición, aunque no debemos agobiarnos si recibe algo menos.
  • A la hora de plantar hileras de rábanos, es recomendable dejar una distancia entre ellos de cinco centímetros al menos (esto vale para el resto de plantas que tengamos en el huerto, claro está). Asimismo, si elegimos plantarlos en maceteros o almácigas debemos procurar que haya una profundidad de quince centímetros como mínimo. El volumen de los maceteros no debe ser inferior a un litro.