Consejos

Cultivo de Bulbos en macetas (I)

cultivo-de-bulbos-en-maceta-i

El cultivo de bulbos tiene sus secretillos y vale la pena compartirlos. De antemano te digo que no es un trabajo difícil, por tanto no es imposible, sea cual sea la extensión de espacio con la que cuentes. Los bulbos son inceíblemente capaces de mantener vida en “letargo” y de “despertar”, por decirlo de algún modo, ni bien encuentre condiciones adecuadas. Éstas, por cierto, pueden ser muy variadas y acerca de ello comentaremos en esta serie de posts.

Debes saber que podrás plantar bulbos en tierra plena (la forma más habitual y tradicional), pero también en macetas, en agua y en medio húmedo. Hoy nos dedicamos al cultivo en macetas, en particular.

Las macetas, o cualquier otro recipiente, serán  escogidas en proporción respecto al o los bulbos a envasar; en el segundo caso (plantar más de uno), éstos deberán estar suficientemente espaciados para no estorbarse mutuamente.

Se escogerá una buena tierra de jardín o una mezcla de tierra de brezo y de mantillo de estiércol perfectamente consumido. Hay que evitar sobre todo la presencia de estiércol fresco que predispondría los bulbos a la podredumbre.

La plantación debe ser efectuada entre octubre y fin de diciembre. Según su volumen, los bulbos están recubiertos de 2 a 5 cms. de tierra, después las macetas son colocadas en un sitio oscuro y no calentado donde permanecerán de un mes a un mes y medio, manteniendo la tierra ligeramente húmeda. De esta manera, las raíces vigorosas se desarrollan mucho antes de la aparición del brote.

En cuanto a las macetas, éstas serán devueltas a la luz, en una pieza donde la temperatura pueda estar comprendida entre 10 y 20 grados, las hojas se desarrollarán a su vez, después vendrá rápidamente el desarrollo de la planta floral en sí misma.