Plantas y Flores

Cultivo de bulbos en medio húmedo

cultivo-de-bulbos-en-medio-humedo

En los dos post anteriores referidos al cultivo de bulbos, hemos hecho referencia al tradicional cultivo en maceta y al cultivo menos usual -pero con ventajas interesantes- que es el cultivo en agua. Para finalizar la serie, y tratando de contemplar todas las variantes posibles, hoy hago referencia la opción de cultivarlos en lo que genéricamente llamamos “medios húmedos”. Te invito a ver de qué se trata…

Prácticamente todas las especies conocidas de bulbosas, pueden ser cultivadas de esta manera, sin mayores inconvenientes. Para esto se elegirá una maceta muy abierta, o una pequeña jardinera, o mejor aún, una copa poco profunda.

Hay también unas macetas especiales de barro cocido, esféricas, agujereadas, llamadas «macetas de Crocus», especialmente adaptadas para esta clase de cultivo.

Estos recipientes recibirán una substancia que pueda conservar una cierta humedad, al propio tiempo que se deja penetrar por las raíces: musgo, turba, grava, que se evitará comprimir. Los bulbos serán enterrados en sus tres cuartas partes en este materia, sin hundirlos apretando encima, sino disponiéndoles un emplazamiento con el auxilio de los dedos.

Se evitará igualmente que su base vaya a tocar el fondo del recipiente si éste fuera poco profundo.

El substratum debe ser mantenido constantemente húmedo, pero no empapado; todo exceso de humedad debe ser evitado a fin de no acarrear la podredumbre. Se mantendrá a la sombra durante quince días a tres semanas, a fin de permitirle a las raíces desarrollarse, después se volverá a la luz para provocar el alargamiento de las hojas y la aparición de las flores.