Plantas y Flores

Cultivo de Pitaya o Fruta del Dragón

pitaya fruta dragon

Hace pocos días en nuestro blogalimentos aprendíamos acerca de las propiedades nutricionales de la Pitaya o Fruta del Dragón. Me quedé pensando en cómo se cultiva y en las condiciones que se necesitan para su crecimiento.

Comencé a investigar y esto es lo que mis buenas fuentes me revelaron. Paso a compartir…

¿Cómo obtener una nueva planta?

La planta de Pitaya puede crecer fácilmente a partir de esquejes obtenidos de una planta “madre”. De ese corte, es muy sencillo obtener un crecimiento radicular: verás que comienzan a brotar raíces, aunque dejes un tiempo el corte sin agua, sin tierra y sin hormonas.

Todo lo que debes hacer es colocar la pieza sobre una mesa de cocina o en un invernadero, con la única condición de que  el sol caliente pueda dar luz  filtrada. Si decides plantarla, coloca el corte en la tierra para macetas sólo 6 u 8 cms de profundidad.

¿Cuáles son los cuidados?

El agua debe aportarse solamente una vez cada dos semanas y siempre debes dejar que la tierra se seque antes de aportar una nueva cantidad.
Con suficiente tiempo de luz del sol filtrada y temperatura cálida, en poco tiempo el corte dará lugar a que crezca la primera raíz.
Una vez que esta raíz se ha establecido, nuevas ramas y vástagos van creciendo de los  nodos. Un dato curioso es que las raíces pueden crecer a partir de cualquier parte de la  superficie de la planta, incluso en el medio de una superficie aérea de la planta  y lejos de su punto de fijación a la tierra. Estas raíces tienen la intención de anclar la planta a las paredes, a la corteza de un  árbol, poste, etc

Cuando por algún motivo estas raíces aéreas no se adhieren a nada de lo antes mencionado, las raíces pueden secarse sin ningún daño para la planta.

Es común que la planta llegue a volcarse o caerse debido al peso de los frutos. se recomienda (si no está plantada en tierra plena) utilizar una maceta de importantes dimensiones y colocar algún tutor o gancho de sostén en el caso de frutos muy pesados o abundantes.