Plantas y Flores

Cultivo del clavel

red carnations growing on a plantation close-up

Entre las plantas tradicionales y muy típicas del mediterráneo el clavel ocupa un lugar preferencial, y aunque hay cientos de variedades en tamaños y colores, los tradicionales siguen siendo los rojos, blancos y rosas.

Estas bellas flores de tallo alto (algunos pueden alcanzar los 80 centímetros de alto) se pueden regalar para expresar amor conyugal, amistad, seguridad, aunque hay algunos que aseguran que podrían enviar un mensaje de indiferencia. Sin embargo, lo que es innegable es que se trata de una planta muy apreciada y cuenta con muchos defensores que han hecho del clavel protagonista de versos, coplas y canciones.

El clavel es una excelente opción para cultivar en el jardín, ya que principalmente necesita estar expuesto a plena luz solar, soportando muy mal las temperaturas abajo de los 10ºC, además, la rígidez de su tallo y la cantidad de flores estarán determinadas por la luz a la que esté expuesto. Además, necesita abundante riego, con un suelo que tenga buena capacidad de drenaje para evitar que se encharque.

Recomiendan abonar la tierra una vez a la semana durante la época de primavera y verano, y siendo una planta muy agradecida, se puede disfrutar de su abundante floración casi todo el año.