Paisajismo

El arreglo de setos, para artistas del jardín

Depositphotos_2431038_s

Seguro que más de una vez nos hemos quedado con la boca abierta al contemplar setos de caprichosas formas en algún jardín, y nos hemos planteado qué podríamos hacer para conseguir algo similar. Desde luego se trata de una original manera de dar rienda suelta a nuestro yo creativo.

¿Qué necesitamos para comenzar?

Antes que nada, lo fundamental es hacernos con las herramientas de jardín adecuadas, como siempre decimos. La tienda online de Bosch nos ofrece diferentes tipos de cortadoras de setos eléctricas (también llamadas arreglasetos): algunas serán adecuadas para principiantes, mientras que otras, con distintos tipos de cuchillas, serán idóneas para quienes ya tengan algo de experiencia, aunque sea en la poda normal. La página nos ofrece suficiente información para que seamos capaces de elegir el modelo que más nos conviene, pero ante la duda no debemos tener reparos en consultar con un experto (antes de comprar una cortadora que no sepamos utilizar o que vaya a dañar de manera irremediable nuestra planta).

¿Qué tipo de setos son los más adecuados?

Como podemos imaginar, no todos los setos que plantemos en el jardín serán adecuados para que los convirtamos en obras de arte. El boj o el tejo son arbustos con un espesor suficiente como para que puedan ajustarse a lo que buscamos. Además, sus ramas son bastante flexibles y permitirán que las moldeemos a placer empleando alambres (algo similar a lo que hacemos con los bonsais).

 ¿Qué modelo escoger?

En este último punto entra por completo nuestra imaginación y creatividad (lo más divertido, al fin y al cabo). Para comenzar, sin embargo, recomendamos no darle demasiadas vueltas al coco y decantarse por formas sencillas, geométricas: triángulos, cuadrados… Una vez hayamos cogido el tranquillo al asunto, llegará el momento de convertir nuestro jardín en ese lugar de fantasía que tal vez tengamos en la cabeza y atrevernos con formas de animales, de monumentos… Todo un universo de creación puede extenderse ante nosotros si tenemos tiempo y nos fascina la idea. ¡Desde aquí os animamos a ello!