Consejos

El jardín y los niños

children playing

Si ayer hablábamos de cómo el jardín puede ser una excelente actividad en el día a día para los mayores, hoy nos vamos al otro extremo: a echar un vistazo a cómo los niños pueden integrarse en sus tareas y aprender desde pequeños el amor por las plantas.

Si tenemos un jardín perfectamente cuidado… seguro que a veces nos pone un poco nerviosos que los niños de la casa quieran jugar en él. Pero en realidad puede que no sea una simple travesura lo que vemos: tal vez se trate del inicio de la curiosidad y el interés de nuestros pequeños por las tareas de jardinería, una labor y un hobby que debemos fomentar. Así que, en lugar de apartarles y reñirles, lo conveniente es que encontremos la manera de que se sientan útiles, sacien su ansia por aprender y al mismo tiempo se den cuenta de que las plantas son seres vivos que merecen respeto.

Tenemos una excelente oportunidad en estas fiestas, ya que existen muchos packs con pequeñas herramientas de jardín para niños que podemos regalar. También podemos acompañarlas con un libro en el que se explique de manera sencilla y divertida cuáles son los distintos tipos de plantas, qué necesitan para desarrollarse y cómo llevar a cabo cultivos de manera fácil.

Pequeñas manualidades en el jardín

Otra opción para integrar a nuestros pequeños en la vida del jardín consiste en emprender con ellos pequeñas labores de manualidades y bricolaje, perfectas para los fines de semana. Por ejemplo, construir una pequeña fuente o una casa para pájaros colgada de un árbol. Si tenemos un pequeño huerto, podemos enseñarles a elaborar un espantapájaros con ropa vieja; y si se trata de niños un poco mayores podemos ir a por cosas más complicadas, como la instalación de una estación metereológica en el jardín. Las posibilidades son inmensas, ¡todo es cuestión de descubrir qué es lo que prefieren!