Plantas y Flores

El muérdago, sus características

Mistletoe plant close-up

El muérdago, ese curioso inquilino de los árboles, tiene una larga historia a sus espaldas. A medio camino entre la magia y la medicina, todavía hoy en día sigue siendo muy apreciado por sus propiedades curativas. Veamos cuáles son sus características y cómo podemos tenerlo en nuestro jardín.

Podemos encontrar al muérdago bajo otros nombres: visco, liga o pina, por ejemplo. Su característica principal, más allá del aspecto aserrado de sus hojas, son sus bayas, favoritas de las aves que se las llevarán nada más divisarlas. Eso sí, no debemos olvidarnos de que son venenosas si se comen directamente de la planta. Son un buen añadido para el jardín, sin duda, pero cuidado con las visitas humanas… ¡debemos vigilar que nadie arranque un fruto y se lo lleve a la boca!

El muérdago se confunde en ocasiones con el acebo, aunque la principal diferencia entre ambos, además del color de sus bayas (en el acebo son de un rojo intenso), es que el muérdago crece como una planta parasitaria de otras. Esto no tiene por qué ser necesariamente algo negativo siempre y cuando seamos nosotros quienes elijamos al árbol que lo va a alojar; nos aseguraremos de que no queda debilitado y sobre todo tendremos que tener claro cuándo trasplantar el muérdago para evitar males. Si lo hacemos bien, podemos beneficiarnos de sus condiciones curativas sin miedo a perjudicar otros árboles de nuestro jardín.

¿Para qué se utilizaba el muérdago en la antigüedad? Además de esa tradición que tantas veces vemos en el cine o en la televisión y que dicta que una pareja debe besarse si se encuentra bajo esta planta en Pascua, ha sido tradicionalmente empleado como solución medicinal. Aunque hubo mucho de superstición en esta creencia (no en vano viene de los sacerdotes celtas, fundamentalmente, aunque más tarde se traspasara a otras tradiciones y a la religión cristiana), no deja de existir un poso de verdad. Hoy en día, todavía hay medicinas preventivas e inhibidoras de tumores que cuentan con el muérdago en su composición. Las infusiones de muérdago se consideran beneficiosas para regular la presión sanguínea. Si nos preocupan las varices, por ejemplo, he aquí una buena manera de ayudarnos a combatirlas.