Piscinas

Consejos para eliminar las algas de la piscina

piscina con algas

El problema de las algas es uno de los más comunes que nos podemos encontrar en nuestras piscinas en verano. Por suerte, también es uno de los de más fácil solución. Aunque tan importante como erradicarlo, claro está, es prevenirlo…

¿Cómo eliminar las algas de nuestras piscina? La respuesta seguro que os ha venido a la mente enseguida, y es que es muy sencilla: en nuestras tiendas de productos de jardín tenemos numerosos tipos de alguicidas distintos, cada uno preparado para un tipo de piscina, en función de la composición del agua… Hoy en día no nos podemos quejar, la oferta de productos de este tipo es de lo más amplia. Las sales de cobre suelen ser la solución más económica, aunque también es, en ocasiones, la menos duradera. Así que os recomendamos que tengáis muy en cuenta el alcance del problema: si todavía es poca cosa, podéis optar por comprar un bote de estas sales, gastar poco y resolverlo enseguida. Pero si hemos vuelto de un fin de semana, por ejemplo, y nos encontramos la piscina inundada de algas… entonces nuestra recomendación es que no reparéis en gastos y recurráis a alguicidas mucho más potentes.

Cómo limpiar la piscina

La limpieza de la piscina es la prevención básica que habremos de tener en cuenta: las impurezas que provienen del jardín no sólo se traducen en hojas secas flotando en el agua, lo sabemos, sino también en otra clase de suciedad en zonas más profundas. En el caso de las algas, comienzan acumulándose en las esquinas, por lo que es esta zona la que tendremos que examinar con esmero. Para limpiar las paredes os recomendamos algo tan sencillo como un cepillo de cerdas gruesas. Una vez hecha esta limpieza, debemos poner la depuradora con su filtro activo y dejarla en funcionamiento una hora por cada metro cúbico que tenga nuestra piscina.