Consejos

Eliminar las plagas de hormigas

hormigas

Ay, las hormigas… una de esas plagas de las que no nos libramos ni dentro ni fuera de casa. ¿Existe realmente algún método eficaz para evitar que nos colonicen por todas partes?

Y es que todos hemos experimentado alguna vez, seguro, la ineficacia de los tan cacareados productos milagrosos industriales. Por mucho que pulverizamos ese rincón crítico, por mucho que mermamos la hilera de hormigas que avanza afanosa, finalmente acaban resurgiendo aquí y allá. Si hablamos del jardín, la cosa se complica, como no podía ser de otro modo. ¿Qué podemos hacer para al menos reducir su número?

Como sucede con otros insectos y plagas, algunas plantas concretas repelen a las hormigas, por lo que podemos pensar en plantarlas en el jardín con esa finalidad específica. Por ejemplo, tenemos la lechuga o la lavanda: la primera puede ser una excelente elección si queremos tener un huerto urbano y puede ayudarnos a matar dos pájaros de un tiro, y la segunda, sin duda, es una de las plantas más agradables con las que podemos decorar nuestro jardín. Una función similar cumplen el espliego o la caléndula.

Esparcir ajo, una ayuda

Algo tienen en común las hormigas y los vampiros míticos, y es que a ambos les repele el ajo. Si detectamos una zona en el jardín que esté siendo particularmente castigada por esta plaga, podemos probar esparciando ajo triturado por ella; es probable que las hormigas ya no encuentren ese rincón tan agradable a partir de ese momento. Si lo preferimos, podemos hacer lo propio con zumo de limón.

En caso de que el problema de las hormigas se encuentre en zonas más elevadas, también tenemos la posibilidad de pulverizar algo de agua jabonosa, bien diluida, con mucho cuidado de no perjudicar a plantas y flores, claro está. No es fácil, y desde luego exigirá bastante de nuestro tiempo, pero con estos trucos seguro que conseguimos librarnos un poco de estos molestos inquilinos. ¿Tenéis vosotros algún otro as en la manga? ¡Compartidlo en los comentarios!