Paisajismo

Estanques en tu jardín

Pocas cosas son tan seductoras como el hecho de tener un estanque en tu jardín. Ahora bien…, mantenerlo y tratar de que sea compatible con una gran variedad de especies vegetales y animales capaces de vivir en ese microclima, es otro cantar.

Nada es imposible y no hablamos de una tarea -digamos- titánica. Acerca de los cuidados vegetales y de infraestructura hablaré en un post más adelante; he pensado en dedicar espacio hoy a un aspecto que como aficionado a la jardinería, probablemente conoces menos, me refiero específicamente a conocer mejor qué especies animales podemos incluir.

Las libélulas y caballitos del diablo

Algunas especies comunes se reproducen en estanques. Las larvas necesitan agua superficial, razonablemente protegida y plantas sumergidas que funcionen como cubierta y el hábitat de caza. Las larvas por sí solas atraerán  a otros insectos y a renacuajos.

Los anfibios y los peces

En general, éstas no se llevan bien porque los peces se comen los renacuajos. Los peces pequeños, como pequeños peces espinosos o, pueden evolucionar  sin comer renacuajos de más.

Los estanques que se secan, en ocasiones puede ser bueno para los anfibios pero hay que tener en cuenta que los peces no sobrevivirán. Los anfibios son muy longevos, y pueden darse el lujo de perder una temporada de cría ocasionalmente. Ellos se alimentan de plantas de más de 60 cm de altura alrededor de la laguna pero es conveniente proporcionarles troncos y piedras cuando estén en busca de refugio.

Ranas y sapos

También hibernan en los estanques con zonas de más de 60 cm de profundidad que sean improbable que se congelen durante el invierno. Dependiendo de la zona en que vivas, estos animales se las ingeniarán para acercarse y “afincarse” en tu estanque en forma espontánea y natural. Ten cuidado con el hecho de cazar e importar artificialmente especies que recojas por allí; podrías caer en riesgo de traer plagas y enfermedades no deseadas.