Paisajismo

Estructuras para jardín vertical

Un jardín vertical es -para comenzar- un desafío innovador por el que alguno de nosotros, los aficionados a la jardinería, nos gustaría transitar. Habiendo ya introducido el tema en un post anterior, abordemos hoy tres aspectos que nos quedaron pendientes: estructura, ubicación y formación.

Estructuras

Las plantas en jardines verticales necesitan apoyo, excepto en aquellos raros casos en que sólo se trata de jardines colgantes (como el que vemos en la imagen de portada) . Además  de enrejados de madera, redes de vinilo, vallas encadenadas, estacas de madera o jaulas de alambre, se puede pensar en apoyos más sencillos pero usando plantas hábiles para treparse y escalar estructuras menos tradicionales como escaleras viejas, postes de teléfono, pérgolas y otras rarezas del paisaje, como los árboles viejos, barandas del porche y coches antiguos o tractores .

Ubicación

La elección del lugar adecuado para un jardín vertical es crítico para el éxito. Estructuras de posición, tales como enrejados, son ideales siempre que las plantas que crezcan recibiendo cantidades adecuadas de luz solar, o de sombra según corresponda. La colocación de una estructura en el lado sur de la casa es ideal, ya que no sólo expone a la planta a la máxima cantidad de luz solar, sino que ofrece protección contra los vientos estacionales.

Formación

Promover que  una planta sea apta para subir una estructura es algo que se  se conoce como “entrenamiento“. A medida que las plantas crecen, deben asegurarse a las estructuras de soporte y persuadirlas a moverse hacia arriba en lugar de en forma horizontal a lo largo del suelo. Esto requiere tiempo y paciencia, dedicación y atención. Pero rinde sus frutos, créeme.