Productos

Fertilización del suelo ¿qué elegir?

Elegir el mejor fertilizante del suelo resulta ser a veces más una decisión personal que va más allá de las necesidades de suelo o de la planta. Algunas personas pueden determinar que saber dónde y cómo una empresa hace un fertilizante es más importante que los resultados o de su eficacia. Otros simeplmente optan por evitar la compra de un producto que se informa que dañan el medio ambiente, mientras que algunos jardineros pueden decidir que un fertilizante que promueve un óptimo rendimiento es la mejor opción, independientemente de los ingredientes.

¿Cómo elegir?

El mejor fertilizante del suelo puede ser pensado como el producto o combinación de productos que permite que las plantas deseadas consigan florecer o crecer a pleno. No sólo hay que valorar la elección del fertilizante por ser “mejor” o más completo.  Tambien puede depender de factores incluyendo el tipo de suelo existente en un área y las especies de plantas que se van a producir.

Elegir el mejor fertilizante del suelo implica un análisis del suelo existente, así como la identificación de las necesidades de las plantas que se cultivan en ese suelo. Para tomar una decisión informada, es importante saber qué es lo que al suelo le falta y qué factores o características del suelo son en cada caso los que las plantas necesitan para prosperar.

Pasos siguientes

Cuando la condición y las deficiencias del suelo han sido identificados y los requerimientos de suelo de las plantas deseadas determinados, recién se pueden seleccionar los productos fertilizantes de suelos adecuados para corregir o enmendar las deficiencias que puedan existir.

Los factores importantes a considerar antes de comprar fertilizantes son el pH, velocidad de drenaje, y el contenido de humus del suelo. Algunas plantas prefieren un pH bajo o ligeramente ácido, mientras que otros prefieren un pH alcalino o neutro. Del mismo modo, algunas plantas necesitan un suelo rico que se quede ligeramente húmedo, mientras que los suelos secos y arenosos son ideales para otras especies. Curiosamente, algunas plantas prefieren suelos “pobres” o no modificados, en estos casos, la adición de fertilizantes al suelo puede perjudicar a la planta.