Plantas y Flores

Flores comestibles ¿quieres aprender más? (I)

Muchas personas evitan comer flores comestibles, ya que tienen miedo de que su sabor les disguste o de no saber cuáles ni cómo elegir los ejemplares y en otros casos el prejuicio es contundente: el miedo a que puedan ser venenosas. Pero lo cierto es que existe un amplio número de flores comestibles, pero es importante que hagas tu propia investigación y saber cuáles son comestibles.

Si estás decidido o decidida a incursionar por esta “aventura gastronómica” un primer punto es clave: debes conocer el origen de las flores eligiendo una fuente confiable para asegurarte de que son orgánicas. Te aconsejo no recoger las flores comestibles por ti mismo en la naturaleza, ya que además de no estar seguro acerca de las condiciones en que crecieron podrían ser  una especie protegida.

Las flores silvestres que se pueden cultivar desde la semilla en el jardín de tu casa, si te asesoras correctamente podrían ser parte de tus primeras incursiones. Es más: cuando me puse a explorar el tema por primera vez, me enteré que muchos jardineros cultivan sus flores anuales comestibles, junto con las hierbas culinarias y hortalizas.

Las flores comestibles  perennes pueden ser cultivadas como plantas ornamentales en el paisaje y, a continuación cosechadas según sea necesario.

En el próximo post de esta serie, te comentaré acerca de algunas flores comestibles muy conocidas y los pasos para obtenerlas.