Plantas y Flores

Flores comestibles

Cauliflower and other cabbages

Eso sí que suena raro… ¿Habéis escuchado esto? Las flores…¿se comen? Bueno, la respuesta no es en blanco y negro, es decir quizá no todas se comen, pero algunas sí, y apuesto a que son más flores de las que crees. ¿Te parece si aprendemos un poco más al respecto?

Flores comestibles muy conocidas

Hay algunas flores comestibles que utilizas desde siempre: para empezar el coliflor…, no sé si lo habías notado, pero son flores 100% comestibles. Hay quienes creen que comer flores es algo extravagante, o es una idea reciente, pero en realidad, es una costumbre que se había diluido con el tiempo, que data de muchísimo tiempo atrás, y que fue practicada por culturas antiguas como la árabe.

Se dio el hecho de que su adaptación gastronómica por parte de estas culturas obedece a todo tipo de razones; por citar las más frecuentes señalo las  medicinales, saludables y hasta afrodisíacas. Un ejemplo célebre, es el caso de Carlo Magno y su conocida preferencia por la ensalada de flor de malva, o el romano Apicio que incluye en su recetario “De re coquinaria” un pastel de rosas que incluía hasta un adorno de pétalos.

Entre las flores comestibles más comunes podemos mencionar las flores amarillas de las calabazas, jazmines, gladiolos, azahares, malvas, amapolas y claveles.

Precauciones y cuidados

Soy enfática en esto: no es cuestión de tomar cualquiera de las flores antes mencionadas y prepararte una rica ensalada., No sólo es aconsejable sino imprescindible, conocer su procedencia y que ésta sea segura, ya que se corre el riesgo que contengan pesticidas, especialmente si provienen de una florería.

Además, debes consultar la referencia de un gastrónomo especializado o referirte a bibliografía confiable, porque a pesar que no tengo espacio en un sólo post para extenderme en este concepto, no quiero dejar de decirte que en la mayoría de los casos no todas las partes de la flor son comestibles. Por ello es necesario que te asesores muy bien antes de incursionar gastronómicamente en el asunto.

Toxicidad

Lo que decía antes: hay algunas cuantas variedades que son tóxicas, y las consecuencias pueden ir desde un simple dolor de estómago hasta problemas renales. Así que mi sugerencia es que no experimentes si no conoces realmente que es seguro consumir determinada especie de flor.

  • Pingback: Una boda entre rosas | Blog Bodas