Plantas y Flores

Flores de primavera: Anémonas

Flores de primavera: Anémonas. Si me pides definirlas con un solo adjetivo, elegiría “irresistibles” ya que estas bellísimas flores, también conocidas como Anémonas de bosque o Anémonas de mantequilla son capaces de vestir un jardín con su sola presencia.

Para evitar confusiones, menciono su nombre científico: Anemone ranunculoides L. Es una  planta herbácea y  perenne que crece en forma espontánea (es decir silvestre) en los bosques a lo largo y ancho de gran parte de Europa continental, pero es capaz de sopoertar también otros climas, por ejemplo la región mediterránea, donde también se halla en forma silvestre.

Será capaz de crecer en el entorno de los 5 a 15 cm de altura; como ya mencioné es herbácea y una vez que florece entre marzo y mayo, morirá (externamente) entonces, a mediados de verano. Digo externamente porque sus rizomas permanecen y se extienden justo debajo de la superficie de la tierra y se multiplican rápidamente, lo que explica su rápida propagación en condiciones de bosque silvestres.

Destaca su flor: un botón amarillo de unos 1,5 cm de diámetro, portador de entre  cinco a ocho pétalos parecidos a los segmentos (en realidad tépalos) de color intenso.

Existen muchas otras variedades de anémonas (por ejemplo la  Anemona nemorosa) la mayoría similares a la ranunculoides, pero cuyas flores son un poco más grandes y presentan amplia variedad de colores (por lo general blancos, pero puede ser rosado o lila, a menudo con un tono más oscuro en la parte posterior de los ‘pétalos’).

En nuestro próximo post, te invito a aprender acerca de los cuidados que hemos de prodigar a estas plantas para que luzcan saludables y vigorosas en tu jardín de primavera.