Plantas y Flores

Flores en tu platillo favorito

Técnica para el secado de flores

Hemos visto algunos datos interesantes acerca del mundo de las flores, como el significado de alguna especie, los usos ornamentales de otras, hasta la alergia que puede causarles a algunas personas el polen. Así que no es de extrañarse que algunas flores sean comestibles.

Algunos creen que comer flores es algo extravagante, o es idea reciente, pero en realidad, es una costumbre que se había diluido con el tiempo, la cual data de muchísimo tiempo atrás, y que fue practicada por culturas como la árabe, la hindú, la asiática, etc.

Y es que su adaptación gastronómica por dichas culturas obedece a razones medicinales, saludables y hasta afrodisíacas. En la historia por ejemplo, tenemos el caso de Carlo Magno y su conocida preferencia por la ensalada de flor de malva, o el romano Apicio que incluye en su recetario “De re coquinaria” un pastel de rosas que incluía hasta un adorno de pétalos.

Entre las flores comestibles podemos mencionar las flores amarillas de las calabazas, jazmines, gladiolos, azahares, malvas, amapolas y claveles, teniendo en cuenta que es mejor conocer su procedencia y que ésta sea segura, ya que se corre el riesgo que contengan pesticidas, especialmente si provienen de una florería.

Eso sí, es importante tener en cuenta que hay algunas cuantas variedades que son tóxicas, y las consecuencias pueden ir desde un simple dolor de estomago hasta problemas renales. Así que mi sugerencia es que no experimentes si no conoces realmente que es seguro consumir determinada especie de flor. Pero, tomando las medidas necesarias, la flor le da un toque muy fresco y especial a distintos platillos, por lo que cuando tengas oportunidad no dejes de probarlas.