Consejos

Gramíneas ornametales, belleza y sencillez

Son tantas las ventajas que se desprenden de optar por gramíneas ornamentales, que no sabría por dónde empezar a enumerarlas para ti. Por ejemplo: ellas sólo necesitan ser cortadas  una vez al año, a diferencia de las hierbas del césped que pueden llegar a  necesitar un corte semanal durante la temporada de crecimiento.

Estas gramíneas crecen en grupos y pueden tener follaje arqueado tan alto como 3 o 4 metros o pueden tener follaje abigarrado, blanco, verde y cremoso casi rasando el suelo. Algunas variedades producen flores, pero incluso las que no lo hacen cuentan con un atractivo muy pero muy especial.

La plantación y cuidado de césped ornamental es muy similar a otras plantas perennes. Comienzo por decir que se pueden plantar tanto en primavera como en el otoño y te invito a leer la síntesis de consejos para hacerlo correctamente.

  • Elige un lugar con buen drenaje y con un nivel solar adecuado para la planta. Algunas hierbas ornamentales, pueden crecer en la sombra parcial, mientras que otras gramíneas ornamentales, prefieren el sol de lleno. Debes asesorarte para la especie que elijas.

  • Cava un hoyo dos veces tan ancho como el recipiente y tan profundo como el contenedor sea de alto.
  • Mezcla un fertilizante comercial para todo uso, con el suelo removido y debidamente aireado. La proporción debes leerla en el envase, es diferente en cada caso.
  • Quita la gramínea del contenedor y examina la bola de la raíz o cepellón. Si las raíces se envuelven alrededor de la raíz, utiliza un cuchillo para hacer cortes de 2cm de profundidad en el lado del cepellón. Haz el corte desde el centro del cepellón a la parte inferior y más o menos cada 10 cm alrededor de la bola de la raíz.
  • Colocar el cepellón en el centro del hoyo, ajusta el suelo en el fondo del agujero, si es necesario para que la tierra en la parte superior del cepellón quede a nivel del suelo. Rellena el hoyo hasta la mitad con el suelo enmendado. Añade agua para colocar el suelo y luego termina el relleno del agujero. Riega apenas de nuevo.
  • Aporta algo de mantillo, como viruta de madera, sobre la tierra removida.