Huertos

Hidroponia, el redescubrimiento de una forma de cultivo (I)

Greenhouse

La hidroponia es una práctica milenaria que consiste en cultivar plantas en agua. Si bien existen muchas técnicas y métodos, en esencia consiste en germinar semillas en agua o en sustratos (por ejemplo arena o pedregullo húmedo) y luego suministrarles por medio del agua los mismos nutrientes que absorberían si estuvieran en el suelo: hierro, fósforo, calcio, potasio, sodio, entre otros elementos.

Optar por este método puede presentar ventajas y dificultades. Os invito a analizarlas juntos. Para empezar menciono que existe una diferencia sustancial con el cultivo tradicional: en tanto en el suelo la planta absorbe lo que encuentra sin discriminar (vale decir le haga bien o le haga mal, no podemos controlar ese punto), mediante el sistema hidropónico recibe exactamente lo que necesita; ni más, ni menos.

Esto se traduce en varias ventajas de este tipo de cultivo respecto al que se hace en suelo., pero básicamente podemos mencionar tres ejes básicos en cuanto a la producción: es mayor, es un poco más rápida, y es de mayor calidad.

1hidro

Las plantas en hidroponia no presentan las enfermedades típicas del suelo, por lo que se evita el uso de pesticidas, herbicidas e insecticidas, y por lo tanto se pueden obtener hortalizas libres de productos químicos.

Todas las plantas pueden ser cultivadas mediante este método (respetando las épocas de siembra y cosecha), pero cada una tiene su técnica, y hay que conocerla. Lamentablemente no es tan fácil como contarlo y aplicarlo, sino que es necesario hacer un estudio específico sobre el tema.

La dificultad reside en que cada planta necesita nutrientes distintos, y esto se traduce en numerosas fórmulas químicas y combinaciones de elementos que se obtienen por separado en casas del ramo. Existen no obstante en la mayoría de los países las soluciones para cada planta que se venden ya preparadas.

Imagen: todo-hidroponia.blogspot.com