Plantas y Flores

Idea para plantar en verano, la Reina Margarita

aster

El regio nombre de esta planta también se corresponde con su aspecto. Hoy os traemos esta idea para plantar en verano, la Reina Margarita, que también se conoce como Coronado o Aster de China.

Esto último, como podemos entender, debido a su procedencia oriental (nos llegó a Europa en el siglo XVIII). Si somos de los que preferimos su nombre científico, podemos llamarla Callistephus chinensis. Sea como sea, con ella tenemos una excelente manera de darle colorido y vivacidad a nuestro jardín o terraza. Vamos a conocer algo más sobre ella.

La Reina Margarita (la llamaremos así, por su “nombre de pila”, que haya confianza) pertenece a la familia de las compuestas y mide entre 20 y 25 centímetros. Lo más llamativo no sólo es su brillante color rosado o carmesí y esas hojas dentadas que la circundan, sino, más aun, la pequeña bola amarilla que corona su centro, sin duda su nota característica. Nada mejor para darle alegría hasta al más pequeño rincón, ya sea para decorar nuestro jardín o para la terraza.

Un cuidado sencillo

La Reina Margarita no exige demasiados cuidados a la  hora de plantarla: basta con tierra de jardín normal, suficientemente abonada. Si queremos echarle una mano para que germine, una buena opción es darle por encima una capa de vermiculita. Puede florecer en verano o a finales del otoño, así que no debemos pensar en esta planta como una elección únicamente para los meses estivales; si nos gusta, podemos tenerla con nosotros durante muchos meses. ¡Y desde luego que merece la pena! Eso sí, aunque en los meses fríos puede no exigir demasiado riego, debemos tener cuidado de mantenerla suficiente hidratada en verano, que es cuando precisará más cuidado en este sentido.

Plagas y enfermedades

Pulgones, mosquitos verdes, arañas rojas… Las plagas que conocemos de sobra pueden atacar a nuestra Reina Margarita como a cualquiera otra de nuestras flores. Además, es importante que estemos atentos a la posible presencia de hongos, en concreto a las variedades conocidas como Fusarium o Erysiphe, este último sobre todo en ambientes húmedos. Para evitar esto lo mejor es que tratemos con fungicidas de manera preventiva, y por supuesto que prestemos atención a cualquier variación en el color o en el aspecto.