Consejos

Ideas para bancos de madera en el jardín

wooden bench

¿Qué mejor para darle ese toque natural y espontáneo que a todos nos gusta en el jardín que un banco de madera? Tenemos distintos tipos entre los que elegir para, además, no tener que renunciar a la originalidad.

Bancos de madera hay tantos como temáticas de jardín queramos conseguir. ¿Nos gusta la idea de un jardín que recree esos parques de nuestra infancia donde tantas confidencias infantiles se intercambiaban? Podemos colocar uno de esos bancos de listones inmortales, que además resultan bastante amplios para varias personas. ¿Queremos darle un toque más moderno, más vanguardista? Hay bancos de madera que juegan con el minimalismo, reduciéndose a las formas geométricas más básicas.

¿Y por qué no reutilizar un tronco?

Utilizar un tronco de árbol y convertirlo en un banco para el jardín es una posibilidad que muchas personas están eligiendo; en primer lugar por lo original de la propuesta, y en segundo lugar porque no es algo extremadamente difícil de elaborar con nuestras propias manos. Necesitaremos manejar herramientas bastante profesionales, eso sí, por lo que si no tenemos conocimiento de ello será mejor que recurramos a alguien que nos ayude.

Podemos quedarnos simplemente con la opción de sentarnos sobre el tronco, tal cual, una vez despojado éste de ramas y demás protuberancias que puedan estorbarnos. Si queremos esforzarnos un poco más, podemos crear “asientos” dentro del cuerpo del tronco, vaciando dos secciones de éste en forma de ele, aplanándolas y acondicionándolas. Para esta tarea podemos valernos de un serrucho, aunque sin duda lo más cómodo será emplear una motosierra (también será más complicado, claro está, y es recomendable saber utilizarla de antemano).

No nos olvidemos de los taburetes

Si crear un banco completo a partir de un tronco nos resulta dificultoso, o no tenemos el espacio necesario, podemos recurrir a la siempre socorrida idea de los taburetes: cortar el tronco en secciones más pequeñas y emplearlas como tales. Prácticamente no tendremos que hacer nada más, y con esto se nos acabará el quedarnos sin asientos cuando lleguen más visitas de las previstas.