Consejos

Ideas para pequeñas construcciones en el jardín

Smal backyard garden fountain San Diego California.

Algunos no somos precisamente los más manitas del mundo a la hora de añadir complementos a nuestro jardín, pero no por eso tenemos que renunciar a darle un toque original y person. Hoy os damos algunas ideas sencillas que os pueden ayudar.

Un estanque en el jardín

Uno de los elementos que pueden dotar de mayor personalidad a un jardín, sin duda, es un pequeño estanque, que además podemos aprovechar para poblar con peces como el colorido koi, o con nenúfares y otras plantas acuáticas. En las tiendas especializadas en jardinería encontramos estanques prefabricados de diferentes tamaños: lo único que tendremos que hacer es procurarnos un lugar adecuado en el jardín, con el tamaño que queramos, excavar a la profundidad que nos recomienden y colocar el estanque en él. Para llenarlo, será necesario hacernos también con una bomba de agua.

Construir una fuente

Esto ya puede ser una tarea un poco más laboriosa, y quizás se nos antoje más difícil si no somos especialmente manitas… pero nunca es mal momento para empezar con algo nuevo. Tenemos muchos ejemplos de fuentes que podemos construir en nuestro jardín desde cero: algunas de pequeño tamaño adosadas a la pared, para las que también podemos comprar recipientes específicamente pensados para facilitarnos la tarea, o las clásicas redondas o cuadradas con las que configurar espacios de recreo. En este segundo caso puede que tengamos que arrimar más el hombro y acudir a empresas especializadas en pequeñas obras; muchas de ellas, como Constructor, cuentan con un completo catálogo online donde podremos identificar los materiales que necesitamos, e incluso consultar consejos útiles.

Una casa para los peques

Finalmente, si lo que queremos es darles a nuestros hijos un espacio en el jardín sólo para ellos, también existe la opción de hacernos con alguna de las casas de madera ya prefabricadas, de montaje muy sencillo (aunque pueden ir aumentando en complejidad conforme mayores sean sus elementos añadidos). No hace falta que nos compliquemos la vida con una de esas cabañas para árbol que tan a menudo vemos en series o películas; bastará con una de este tipo para que los peques den rienda suelta a su imaginación y pasen, sin duda, muchas horas de correrías en ella.