Consejos

¿Influye la luna en la jardinería?

night scene with moon and stars

Todos sabemos lo importantes que son los ciclos lunares en nuestro planeta y cómo pueden afectar a nuestros ciclos vitales, de un modo u otro. No es de extrañar que tengamos tradiciones y supersticiones relacionadas con ello desde tiempos inmemoriales. ¿Qué hay de nuestras plantas? ¿Influye la luna en jardinería?

Cada fase de la luna tendría su influencia en nuestro jardín o en nuestras plantas, si nos atenemos a la sabiduría popular. ¿Debemos darle crédito a esto? Bueno, como en tantos otros temas es complicado darle una justificación científica, pero se trata de conocimientos que se han transmitido a lo largo de generaciones y pervivido pese a los incontables adelantos tecnológicos que nos facilitan la vida. ¿Por qué no darles una oportunidad?

En los días de luna nueva, por ejemplo, se recomienda no regar nuestras plantas de interior, pero sí es un buen momento para quitar las hojas muertas o las malas hierbas del jardín. También esperar a ese día para abonar o sembrar césped si estamos pensando en hacerlo.

La luna llena, según indica la tradición, es un momento propicio para fertilizar plantas en el jardín, recoger siembras… Esto no puede coger a nadie de sorpresaa: ese estado del astro se ha asociado siempre a la fertilidad y la reproducción, con una base bastante sólida (no olvidamos su relación con las mareas o con la menstruación femenina).

¿Y qué hay de los cuartos? El creciente, de forma similar a la luna llena, también está relacionado con la siembra y el abono en el jardín, aunque no es recomendable que nos dediquemos al riego. Esto podemos dejarlo para cuando la luna se halle en cuarto menguante, un momento que también se considera adecuado para la siembra de tomates y para realizar trasplantes.

Son sólo algunas de las muchas posibilidades que se nos ofrecen, transmitidas de boca en boca desde que nuestros antepasados decidieron empezar a trabajar la tierra. Todo es cuestión de probar y ver si surten efecto. ¿Conocéis alguna otra tradición de este estilo para nuestro jardín? ¿Quizás algo que os contaran vuestros padres o abuelos? No dudéis en compartirlas en los comentarios, ¡las esperamos!