Plantas y Flores

Ipomea, Ipomoea, Don Diego de día

Morning glory

La Ipomea es una planta trepadora, es muy utilizada para cubrir vallas o para tapizar suelos desnudos. Gracias a su rápido crecimiento es muy utilizada.

Las flores de Ipomea de día tienen forma de embudo, además aparecen desde el verano hasta el otoño. Son variados los colores, pueden ser: blanco, azul, morado, rojo y rosa.

Ficha de la planta

Nombre científico: Ipomoea.

Nombre común: Ipomea, Don Diego de día o Campanilla, Campanilla morada, Campanillas, Yedra morada.

Familia: de las Convolvulaceae,  Convolvuláceas. En este género existen unas 500 especies vivaces y arbustivas.

Las principales especies son: Ipomaea alba, Ipomoea purpurea, Ipomoea acuminata, Ipomoea hederacea, Ipomoea coccinea, Ipomoea cairica, Ipomoea indica.

Origen: América.

Dónde crece mejor: vive bien en zonas con clima templado a cálido, y con buena exposición al sol o también a la semisombra.

Riego: las campanillas necesitan de abundantes riegos durante la primavera y el verano.

Enemigos: en general es una planta resistente a las plagas y enfermedades. Debido a su carácter herbáceo, las orugas pueden ser su peor enemigo.

Requerimiento del terreno: necesita de un suelo rico en materia orgánica, pero también en un terreno pobre puede vivir gracias a que posee gran capacidad de adaptación. Luego que aparecen los primeros capullos hasta el final del período de floración, se recomienda aplicarles un fertilizante líquido cada 15 días.

Reproducción de ejemplares: la Ipomea se puede multiplicar por esqueje y división de mata. Por semillas es la forma más utilizada. Se debe realizar a finales del invierno, cuando estemos seguros que no hay riesgo de más heladas, y realizarlo ya directamente en el lugar elegido.

Usos: es una planta muy empleada para cubrir rejas y barandillas y para formar arcos. Se puede cultivar en terrazas y en macetones. Son ideales para cubrir una celosía o para colocarlas en una ventana que tenga una jardinera.

Cuando esta belleza esté en plena floración, toma tu cámara,  captura el momento y tendrás para siempre las más preciadas postales de tu jardín.