Consejos

Jardín de pleno sol (I)

Hoy comenzamos una serie dedicada a categorizar y conocer mejor a los jardines según su característica o atributo de mayor impacto; entre ellos el jardín de pleno sol. Te adelanto ya otros títulos tales como Jardines de suelos húmedos, o Jardines de Veranos fríos.

¿Qué caracteriza y cómo conducirnos si nuestro jardín es de pleno sol? Comencemos por definir de qué se trata, así sabemos si responde -o no- a nuestro caso.

Definimos un jardín como “de sol pleno”, si éste recibe – regular o generalmente- unas 10 a 12 horas de sol directo y pleno cada día; la buena noticia es que son muchas las plantas con flores más coloridas que pueden  crecer vigorosamente y prosperar, a pleno sol.

Para medir la cantidad de sol recibe un área, visita el sitio por la mañana, al mediodía, a media tarde y al atardecer. En cada visita, marca de la porción de suelo que recibe la luz del sol con pintura en aerosol o un método que te revele inequívocamente las áreas de sol y sombra en cada visita.

De esta manera se pueden sumar las horas de luz solar una zona recibe cada día en diferentes estaciones, por lo que es más fácil para seleccionar las plantas que crecen allí.

Imagen: humussol