Consejos

Jardinería en invierno, buenos consejos

Seeds tray closeup over white

Son muchas las  las consultas on line  que recibo acerca de este tema, por lo que comienzo señalando lo siguiente: lo que mucha gente no sabe es que hay una gran cantidad de diferentes tipos de verduras a quienes les encanta este tipo de clima, es decir: el intenso frío.

¿Por dónde empezar?

Haciendo un poco de investigación, descubrirás que hay verduras como cebollas, zanahorias, acelgas, ajos, patatas y diversas variedades de lechuga y espinaca que son capaces de prosperar en ambiente frío con mínimos cuidados o precauciones.

Me tomó varios años descubrir que yo cometía algunos errores, pero con gusto pueden ahora beneficiarse de mi experiencia porque voy a compartir con ustedes los 7 mejores cosas que cada jardinero tiene que considerar cuando se acerca y se asienta el clima frío de invierno.

Los primeros van en el post de hoy y los restantes en el día de mañana. Toma nota, aquí comienzo:

Sólo usar buenas semilllas

Elige siempre las semillas adecuadas, aunque debas pagarlas un poco más. Aunque la lechuga y las espinacas son capaces de crecer aún en temperaturas frías, no todas las cepas consiguen hacerlo. Asegúrate de investigar las cepas de cada vegetal que son capaces de crecer y desarrollarse cómodamente en un ambiente frío.

Comienza a plantar semillas sobre el fin del verano

En el hemisferio norte, hablamos de plantar las semillas de invierno a mediados de agosto. No creas que esto es demasiado temprano, porque una vez que entiendas que después del solsticio de verano el 21 de junio las horas de luz y el arco del sol comienzan a disminuir como resultado de los días más cortos. Los días más cortos se traducen en más etapas de crecimiento. Tienes que llegar a la etapa de cosecha para cuando las plantas entren en latencia en diciembre.

 Trasplanta siempre respetando el espacio adecuado

Usa el espacio apropiadamente. El hacinamiento de tus plantas debido a la sobre-siembra impedirá su crecimiento. Dé a cada planta el espacio suficiente para alcanzar su potencial a tamaño completo y en invierno esto también importa para que ellas puedan recibir suficiente sol en todo su follaje. Cuanto más sana la hortaliza, mejor consigue defenderse contra las plagas y las enfermedades.