ConsejosPaisajismo

Jardinería y presupuesto

dinero_mano

Un tema que no siempre abordamos desde este enfoque, pero que siempre está presente. El presupuesto, es decir nuestra disponibilidad monetaria, será quien pone el límite a lo que resulta accesible o no para nosotros.

Algo puede ser una necesidad, una magnífica inversión o ambas cosas, pero… si no se llega no se llega, y soñar con n jardín imposible sólo nos llevará a frustraciones.

Como lo mejor es ser realistas, además de todo el trabajo que  implica el jardín te invito a presupuestar o por lo menos tener bien claros cuáles son los principales rubros de gastos a los que no podremos escapar.

He aquí los principales ítems:

  • Compra de semillas, flores y plantas
  • Compra de fertilizantes, pesticidas, herbicidas
  • Compra y mantenimiento de utensilios y herramientas
  • Costo del agua que precisarás para los riegos.

La pregunta puede ser entonces, ¿cómo ahorrar?

No lo tomes a mal, pero en un principio te dejo pensando pero en el próximo post respondo a esa pregunta, mejor dicho comparto algo de mis experiencias que han significado un ahorro sustantivo que vale la pena intentar.

 

  • Compra fuera de temporada aquello que se pueda conservar. Hay muchas opciones: desde semillas, a herbicidas a insecticidas de plagas que sólo se presentan en cierta época del año. Todo en el jardín es muy cíclico: tarde o temprano lo usarás y es muy fácil organizarse en este sentido.
  • Compra  online; generalmente los costes no suben y te lo traen a tu hogar  (ahorras tiempo y transporte). Además suelen haber buenos descuentos.
  • Permanece atento / a a los saldos, las buenas ofertas, los muebles o implementos discontinuados. Podrás comprar calidad excelente a muy buenos precios.
  • Compra al por mayor con vecinos y amigos
  • Optimiza el uso del agua.

No dudes que con estos consejos, tu bolsillo sufrirá menos.

  • http://www.viridis.es Jorge Muñiz – Viridis

    Pregunta clave: ¿cuánto quiero gastar? Y si pensamos en pérgolas, caminos, sombras, pavimentos…
    La pregunta siempre es a la inversa, ¿cuánto cuesta? Pero cuánto cuesta ¿qué?. Y de nuevo otra pregunta: ¿cuánto cuesta reformar un baño o una cocina?¿con cuántos metros cuadrados?¿para pasar cuánto tiempo? Hagamos proorciones ¡y quizás nos sorpenda el bajo precio por metro cuadrado y unidad de disfrute!