ConsejosPlantas y Flores

La Bougainvillea: una explosión de color

bougainvillea

Para dar al jardín todo el esplendor del verano, la trepadora de mayor colorido es quizá la Bougainvillea (más conocida como Buganvilla), aunque su aspecto en invierno, cuando sus lanudas ramas se encuentran desnudas de follaje, no sea nada atractivo.

Las flores púrpura brillante de la Buganvilla son probablemente las más conocidas pero ahora hay muchos otros tipos, de coloridos más atractivos, que resultan igualmente fáciles de cuidar.

Otra especie conocida es la llamada “Lago carmesí” que crece con  mayor libertad y ostenta flores de mayor tamaño y del color que indica su nombre popular.

Una clásica  variedad europea durante estos últimos años ha sido la “Kiltie Campbell”, que, como muchos otros excelentes cultivos, tiene su origen en Kenia. Su colorido presenta muchos tonos de naranja; a medida que pasa el tiempo cambian los colores de sus panochas de flores.

En invierno, las raíces de la Buganvilla deben conservarse secas y la planta razonablemente caliente.

Cuando resulta inminente un nuevo crecimiento, al comienzo de la primavera, hay que empezar a regar normalmente.

Si fuera necesario, transplantar, una vez que haya echado una buena cantidad de hojas, a un recipiente ligeramente mayor. La maceta debe estar bien seca.

En verano, las necesidades principales son buena luz, calor razonable y aire fresco, con algo de alimento de vez en cuando.

Después, todo es cuestión de observar su crecimiento normalmente vigoroso y sentarse a admirar lo que suele ser un auténtico derroche de color.

 

  • Chiquita-bebe1

    yo opino q todo esto es una mamada de lo peor