Plantas y Flores

La espectacular palmera de Bismarck

palmera de bismarck

La isla de Madagascar es, sin duda, un paraíso terrenal que merece la pena descubrir. Algunas de las especies de plantas que viven en ella pueden incluso llegar a nuestro jardín; es el caso, por ejemplo, de la majestuosa palmera de Bismarck.

Como os habréis imaginado, el nombre le viene del canciller alemán Bismarck, aunque por supuesto éste no tuvo nada que ver en su descubrimiento. Recibió tal denominación en honor a él en 1881. Su nombre científico es Bismarckia nobilis, y lo cierto es que esa referencia a la nobleza en latín le viene que ni pintada: se trata de una de las palmeras más espectaculares que podemos tener en nuestro jardín.

Lo más llamativo es el color de sus hojas, que en su juventud tienen un tono cercano al púrpura, y cuando maduran se acerca más al azulado e incluso al plateado. Sin duda es una palmera que nos ofrecerá una visión magnífica en determinadas horas del día y que nos encantará enseñar a las visitas. Además, no es sólo apta para jardín: también crece sin mucho problema en macetas, por lo que podremos tenerla en nuestra terraza. Incluso en interior, al menos si si tenemos un patio suficientemente alto, ya que la palmera de Bismarck puede llegar a alcanzar unos muy respetables veintiún metros de altura.

Una palmera dura de roer

La palmera de Bismarck posee una madera muy fuerte (en Madagascar, de hecho, se ha utilizado tradicionalmente por parte de los indígenas para construir casas) y curiosamente de una gran resistencia al fuego. Se puede plantar, por tanto, en jardines que tengan un suelo reseco o árido, aunque se suele recomendar suelos con buen drenaje, pese a todo. Eso sí, como sucede con otras muchas especies de palmeras no resistirá bien las temperaturas frías, especialmente al llegar a los cuatro grados bajo cero, ¡mucho ojo si solemos sufrir heladas en invierno!