Plantas y Flores

La industria de la flor cortada

Muchas personas tienen este hábito para celebrar los días festivos: engalanar  con espléndidos ramos de flores cortadas es infaltable en una cena elegante, en una bautizo e incluso (y quizá más que nunca) en una boda. Como resultado, la industria de las flores está en auge, y crece el envío de cientos de toneladas de flores de todo el mundo para la venta en los supermercados y en floristerías.

Los consumidores gastan millones cada año en la compra de flores de corte para llevarlos a sus casas, y la mayoría de ellos no piensa siquiera en la pregunta “Cortar flores ¿está mal?”, que involucra aspectos ambientales y sociales en la poderosa…

Industria de la flor cortada

Algunos estudios realizados en la década de 1990 sugirieron que las flores cortadas han tenido un impacto ambiental grave, y algunas organizaciones de defensa han tratado de sensibilizar a los consumidores acerca de los costos ocultos de las flores cortadas. Mira este dato que puede resultarte curioso: la mayoría de las flores cortadas se cultiva en América del Sur, África y el sudeste asiático en entornos de gran invernadero con personal mal pagado y trabajadores no sindicalizados.

Los invernaderos son cuidadosamente instalados con clima controlado para dar las mejores condiciones a las flores cortadas, pero es bueno saber que  también están fuertemente rociadas con pesticidas, fungicidas y herbicidas. Porque las flores cortadas se cultivan en países con leyes ambientales más laxas, muchas sustancias prohibidas como el DDT y el bromuro de metilo se utilizan en la producción de flores.

Estas sustancias tienen un impacto profundo en la salud de los trabajadores: muchos sufren de problemas de salud tales como enfermedades de la piel, problemas respiratorios, alteraciones de la visión, y gracias defectos de nacimiento a su exposición a estos químicos.

Además de perjudicar a los trabajadores, estos productos químicos son también extremadamente perjudiciales para el medio ambiente. El Bromuro de metilo se ha relacionado con la destrucción de la capa de ozono, por ejemplo, mientras que en todo el mundo el uso de DDT condujo a serios problemas para muchos animales y poblaciones de aves.