Consejos

La jardinería en la tercera edad (II)

flores

En el día de ayer comenzamos abordando este tema, que por cierto nos toca el corazón y a todos nos sensibiliza. Si eres un peque, seguro disfrutas algún abuelo o abuela que comparte contigo estas tareas. Si eres adulto, tendrás vivos recuerdos y gratos recuerdos en ese sentido.

Si estás en edad madura, quizá estás pensando en dedicarte a este tipo de tareas, dentro de poco. Si ya estás en la tercera edad…, seguro estás sonriendo al leer esto y coincidirás conmigo en que la jardinería (si tienes el espacio y tiempo necesario) es una bendición en tu vida.

¡Son tantas las cosas positivas a desarrollar! ¡Y las actividades son muchas! Por ejemplo, el conocer los instrumentos necesarios en la jardinería; el cultivo de mudas; el estudio de las especies; los cuidados de mantenimiento como puede ser de luz, agua, suelo y ambiente; la propagación; los recipientes y arreglos florales; la decoración de ambientes; el paseo a locales de estudio de las especies a parques.

Como dato adjunto, vale la pena saber las partes del cerebro que son activadas al realizar estas tareas como pueden  ser las habilidades manuales; la sensibilización; la memoria visual, semántica (de los conocimientos); la organización; la percepción del espacio, la estética, la creatividad, el interés y la motivación, y muchos otros.

Me parece que a esta edad hay mucho positivo por ocurrir y hay que darse la oportunidad de ello. ¿Qué podemos hacer para ayudar? Si conoces a alguien incentívale. Pregunta en los organismos gubernamentales si hay alguna iniciativa y comente con los mayores. Haga sugerencias. Vale la pena empezar.