General

La primera ciudad inteligente del sur de Europa en España

barcelona

Barcelona es la cuarta ciudad inteligente de Europa y la décima del mundo y de hecho, es la primera urbe del sur de Europa que quiere competir entre las ciudades inteligentes del mundo y su reciente nombramiento como Capital Mundial de la Telefonía Móvil es claramente un sólido impulso en este sentido.

Barcelona se ha convertido en una ciudad pionera en lo relativo a la ciudad inteligente gracias a su estrategia de transformación a largo plazo de la ciudad. La visión que tiene este objetivo es conseguir que la ciudad sea auto-suficiente con barrios altamente productivos que funcionen dentro de los límites de una gran metrópoli hiper conectada y que al mismo tiempo no tenga ningún tipo de emisiones tóxica.

La ciudad desarrolla diversos proyectos dentro del ámbito de la tecnología y la innovación y tiene como objetivo permitir una mejora en los servicios que el Ayuntamiento ofrece a los ciudadanos así como optimizar la gestión y el control de la ciudad como un todo.

Por este motivo, a Barcelona se le considera un ejemplo de ciudad inteligente por multitud instituciones y otras ciudades del mundo.

De entre sus objetivos, la capital mediterránea pretende ser un motor económico del sur de Europa, para lo cual pretende trabajar duro para hacer frente a diversos retos económicos y sociales actuales.

Por este motivo, se ha definido como prioridad desarrollar una infraestructura de telecomunicaciones sólida. En este sentido, la implantación de sensores por toda la ciudad para obtener datos relevante de sus usos es vital para la ciudad y sus gestores. El ayuntamiento necesita dar soporte al sector industrial y para ello, el Ayuntamiento ha implementado el Laboratorio de Urbanismo de Barcelona, un organismo de múltiples relaciones para potenciar la colaboración entre las empresas en la creación y la experimentación de nuevos servicios y productos orientados a la optimización de la gestión urbana. Para ellos, la idea es usar la ciudad como un laboratorio urbano.

A través de este proyecto, la ciudad se ha puesto a disposición de multitud de empresas con proyectos innovadores para que prueben las infraestructuras en un entorno real.

Ya se han desarrollado varios planes pilotos diversos socios industriales en el distrito de la innovación 22@ con la instalación de 150 sensores y cinco diferentes plataformas de comunicación.

Los proyectos pilotos cubren ámbitos como las gestión de zonas verdes, el control de tráfico, el uso de las cámaras, las barreras de calles, los sistema gestor de residuos en Barcelona en su subsuelo o el servicio de préstamo de bicicletas, sensores de ruido, etc.

Gracias a estas iniciativas, Barcelona cuenta hoy en día con 2.150 empresas TIC, 210 parques tecnológicos o centros tecnológicos y de investigación y 9 instalaciones científicas de referencia internacional, como el Centro de Supercomputación de Barcelona. También es la ciudad que dirige  el campo de datos abierto, ya que existen más de 260 bases de datos de la ciudad.