Arboles

La procesionaria del pino, silenciosa pero matona

Pine Processionary

Seguro que este nombre nos suena si vivimos en zonas de campo, o quizás si tenemos árboles en el jardín. Es una de las plagas más temidas que nos pueden acechar; bajo su apariencia tímida, la procesionaria del pino puede causar verdaderos destrozos en las plantas. ¿Cómo podemos erradicarla?El nombre de “procesionaria” le viene de las formaciones en línea recta en las que suelen agruparse estas orugas; las vemos habitualmente descendiendo de esta manera por los troncos de pinos, abetos y plantas similares, aunque lo más normal es que se restrinjan únicamente a los árboles. A principios del siglo XX, este molesto inquilino de nuestros bosques comenzó a extenderse gracias al aumento en las reforestaciones. Hoy en día hay grandes colonias en numerosas zonas desde el norte de África hasta Italia, pasando por la península ibérica, por supuesto. Y aquí hemos llegado a sufrir auténticas calamidades en forma de plagas: el pasado año, se estimó que hasta 100.000 hectáreas en la zona de Granada llegaron a estar amenazadas por este párasito, que devora implacablemente las hojas de las plantas.

¿Qué hacemos para evitar sus estragos?

Lo primero que debemos hacer es tener cuidado nosotros mismos. La oruga de la procesionaria del pino no sólo es un riesgo para las plantas; si nos cae encima o la tocamos con las manos desnudas, lo más probable es que acabemos con una bonita urticaria. Y ya si nos llevamos los dedos a los ojos… para qué seguir.

Se recomienda comenzar el tratamiento contra la procesionaria del pino en septiembre, ya que es cuando eclosionan los huevos. Si localizamos los huevos al comienzo del verano, mucho mejor; si no, basta con comenzar en dicho mes a aplicar un producto fitosanitario eficaz, normalmente pulverizando en la copa de nuestros pinos. Dejarlo para el invierno hará que sea mucho más complicado, ya que entonces se esconderán en sus bolsas para soportar las inclemencias del tiempo y sólo saldrán brevemente por la noche para alimentarse.