Arboles

La thuja, un siempreverde aromático

thuja

Estamos escogiendo setos para nuestro jardín y queremos uno que siempre luzca de forma espectacular, que sea agradable a la vista y, por qué no, a otros de nuestros sentidos. ¿Qué os parece probar con la thuja?

Puede que no sea demasiado conocido por ese nombre, pero es un árbol que seguro que reconoceréis enseguida por la forma de sus ramas y sus peculiares hojas, planas y con forma de pequeñas escamas como las de los cipreses (que no deja de ser uno de sus primos lejanos). Además, entra dentro de los llamados siempreverdes, por lo que es habitual que nos los encontremos durante todo el año, ya sea adornando un jardín o una avenida. La thuja es una figura incondicional de nuestras ciudades y no en vano se le conoce también como Árbol de la vida, un bonito apelativo que hace referencia a su carácter perenne.

Sin embargo, además de estar todo el año mostrándonos su esplendor, también es todo un regalo para otros de nuestros sentidos. Concretamente, el del olfato: si nos decidimos a plantar thuja en nuestro jardín disfrutaremos de su excelente aroma durante muchos meses, cualidad que le ha llevado a ser muy bien considerado entre los fabricantes de perfumes. La madera de la thuja es suave y liviana, por lo que también puede ser una buena elección si tenemos entre nuestros hobbies la ebanistería y queremos dar rienda suelta a nuestra creatividad con nuevos materiales.

 Propiedades medicinales

La thuja se ha empleado tradicionalmente dentro de la medicina natural para tratar verrugas, especialmente las situadas en la zona genital, así como papilomas. En homeopatía, su uso es frecuente como método de tratamiento de enfermedades respiratorios. Ya sabemos que la confianza en los medicamentos homeopáticos queda a discreción de cada uno, pero lo que sí está más que comprobado es el alto contenido en vitamina C de su follaje, motivo por el cual los nativos norteamericanos, zona de la que procede este árbol, solían tomarlo en infusiones para prevenir enfermedades como el escorbuto.