Plantas y Flores

Las flores de invierno (IV)

Cerramos hoy la serie de las flores de invierno: las más clásicas, las infaltables, las más vistosas y resistentes al frío. Te dejo aquí acceso a toda la información: primer post las Begonias de invierno, segundo los Pensamientos, tercero las Prímulas y hoy las preciosas Azaleas.

Las estabas esperando, lo sé, porque no pueden faltar. A todos nos encantan estos arbustos pequeños perennes,  algo delicados que en climas muy fríos  ralentizan la floración.

Pero a finales de invierno sobreviene esa “explosión” de color que tanto esperamos los amantes de las azaleas. Ellas  se cubren de flores, tan densamente que que casi cubren por completo su follaje verde.

Tal floración posee un secreto: es importante sostener durante todo el año un aporte de abono constante, siendo especialmente cuidadosos en la época previa a dicha floración, vale decir a mediados de invierno, ya desde enero.

No está de más que las protejas contra sus enemigos pertinaces, las arañuelas y los caracoles. Cuando la floración se produce, ve retirando las flores viejas a medida que secan de modo que la planta no invierta energía en ellas y se concentre en las siguientes aperturas florales.

Imagen: rampanscotland