Plantas y Flores

Las flores y la cocina

Modern Loft

En este sitio hemos visto desde las características hasta los usos múltiples y la importancia que tienen las flores en nuestras vidas. Hoy veremos algo que puede resultarnos un poco “fuera de lo común”, pero que para muchos no lo es. Los invito a compartir el magnífico arte de cocinar con flores.

Aunque muchos de nosotros hemos oído más de una vez que se pueden hacer sabrosísimos platos con pétalos de flores, la verdad es que muy pocas personas pueden decir que lo han probado.

Lo cierto es que muchas de las flores más conocidas por nosotros son comestibles, tal el caso de la rosa, el jazmín, la magnolia y las violetas. Obviamente que aquellas especies que vayamos a consumir deben ser, preferentemente, cultivadas por nosotros o al menos por algún especialista reconocido, a fin de asegurarnos que no se hayan usado productos tóxicos durante su cultivo y cuidados.

En nuestro país podríamos decir que está bastante difundido el uso de las flores en la alimentación, pero esto solo ocurre en muy pocas culturas. El uso de pétalos para cocinar se basa fundamentalmente en la vistosidad que estos dan a los platos, pero no es menos importante la gran variedad de sabores y olores que tienen para ofrecer.

En este primer artículo solo compartiremos estos conceptos básicos, tómalos en cuenta ya que en próximos días te diremos qué flores puedes utilizar e incluso te daremos interesantes recetas para hacer y sorprender a tu familia.

 

Si bien antes hablábamos de la importancia del cultivo personal de las flores que luego utilizaremos para cocinar, por el riesgo que implica consumir alguna especie que haya sido tratada con productos tóxicos durante su siembra y posterior cuidado; también debemos tener en cuenta que no todas las especies son comestibles y que muchas resultan tóxicas por mucho que hayamos evitado el uso de productos de este tipo. Un ejemplo de ello son: el jacinto, la hiedra, el muérdago, el narciso, el lirio, la cala, el crisantemo y la flor de pascua.

Ahora bien, en el caso de las que sí son comestibles debes prestar suma atención durante el tiempo de cultivo y cuidados, controlando las plagas con métodos orgánicos que no contaminen aquello que estás preparando para luego ingerir como alimento.

Una vez tomadas todas estas precauciones y llegado el momento del consumo, sigue estos pasos: recoge aquellas flores que vas a comer en el mismo día, lava pétalo por pétalo pero con cuidado para no deteriorarlos y elimina estambres, pistilos y la base blanca del pétalo ya que estos tienen un sabor amargo. Las flores comestibles son aptas para ser consumidas crudas o cocidas.

Entre la inmensa variedad de flores comestibles, variedad que se hace imposible de enumerar si contamos con las diversas costumbres y gustos de los diferentes países del mundo, lo que hoy les dejamos es apenas un breve vistazo a aquellas que nos parecen las más fáciles de conseguir o cultivar para este fin.

- Rosa: su riqueza radica en el porcentaje de vitaminas A, B y C que contiene y nos aporta. Su uso más tradicional se vincula con la repostería o en la elaboración de salsas y mermeladas.

- Capuchina: su aporte primordial es en vitamina C y su ventaja es la facilidad de cultivo que ofrece. Se la utiliza mayormente en ensaladas, a las que les brinda su sabor un tanto picante.

– Caléndula
: es una de las más conocidas en lo que a variedades comestibles se refiere, ya que su uso en la cocina se remonta a culturas antiguas como la griega. Su utilización es de lo más variada: desde ensaladas y sopas hasta quesos o yogures.

– Violeta
: esta especie es muy utilizada sobre todo por su suavidad de sabor y su colorido. Puede hacerse con ella desde ensaladas o licores, hasta rellenos para tortillas.

– Tulipán
: un cultivo especialmente recomendado para los climas fríos. De ellos se consumen los bulbos y los pétalos, ya sea en ensaladas o rellenos.

– Borraja
: con un sabor muy similar al del pepino esta flor es ideal para consumir en ensaladas saladas o de frutas, y en diversos postres.

- Coqueta: una flor que soporta todo tipo de climas y que se utiliza muy bien tanto en ensaladas como en decoraciones varias.