Plantas y Flores

Las fucsias, compañeras de verano

fucsia

¿Qué flores podemos plantar en verano? La variedad es inmensa, pero sin duda una de las flores que se escogen con más frecuencia son las hermosas fucsias.

No hace falta describirlas demasiado: si no las tenemos en el jardín, seguro que las vemos por todas partes en cuanto llega el buen tiempo, y sobre todo cuando va avanzando el verano. Las fucsias, además del color que les da nombre, se caracteriza por esos capullos colgantes tan singulares y simpáticos a la vista. Son plantas muy sensibles al frío, que necesitan estar resguardadas en cuanto éste llega. Sin embargo, se adaptan muy bien al clima mediterráneo y son muy habituales en jardines de esta zona. Por tanto, se puede decir que son plantas idóneas tanto para exterior como para interior: si nuestro clima es cálido y no es propenso a bajadas bruscas de temperatura, podemos hacerles un hueco en el jardín, pero también podemos cultivarlas en jardineras en caso de que queramos asegurarnos de que no les afecta el frío. Tanto en un caso como en otro, eso sí, será importante evitar que les dé el sol directamente; puede llegar a ser tan perjudicial como una ráfaga de viento.

Cuidado con las plagas

El verano no sólo es época de flores coloridas y vivaces; también es cuando llegan muchas de las plagas más temidas. Las fucsias cuentan con algunos enemigos declarados: por una parte, los pulgones, que se encariñan demasiado con sus hojas en cuanto las ven, y la mosca blanca, tan común en cualquier jardín y realmente letal para las fucsias al alimentarse de su savia. Os recomendamos que estéis muy atentos ante la aparición de uno u otro, y que utilicéis los métodos plaguicidas naturales que más os convenzan sin dejar pasar mucho tiempo. Por lo demás, no tendremos que preocuparnos en exceso del cuidado de las fucsias, más allá de lo que hemos comentado y de mantener siempre su sustrato húmedo (no encharcado).