Plantas y Flores

La ludisia, una excelente planta de interior

ludisia discolor

No siempre tenemos que recurrir a los conocidos potos o helechos para que nos hagan compañía dentro del hogar. Hoy os hablamos de la ludisia, una planta muy adecuada para interiores que dará un toque original a cualquier habitación.

Aunque se desconoce el origen de su nombre, sí sabemos que la ludisia discolor (su denominación completa) procede del sudeste de Asia, de zonas muy cálidas. Su configuración es bastante curiosa: tiene unas hojas pequeñas, planas y surcadas por líneas rojizas, que brotan de unos tallos también carmesíes y de apariencia carnosa. En época de floración, además, se verán acompañados por flores blancas. No es una planta demasiado grande: lo normal es que no supere los treinta centímetros de altura, de manera que también puede ser adecuada para tenerla en nuestra mesa de trabajo (recordad lo que hablamos hace unos días: si trabajamos en casa, tener alguna maceta junto a nosotros aumentará nuestra productividad).

Luz difusa y poco riego

¿Por qué decimos que la ludisia es una excelente planta de interior? Entre los motivos que ya hemos comentado, porque se desarrolla y crece más sana en ambientes con luz difusa. Es decir, donde no reciba el sol directamente sino tamizado, por ejemplo, a través de cortinas. Así que podemos “despreocuparnos” de ella (es un decir, ya lo sabéis) en este sentido; no será necesario que la saquemos durante un número de horas al balcón, como sí sucede con otras plantas de interior.

En lo referente al riego, la ludisia tampoco va a ser demasiado exigente. Mucha agua puede afectar negativamente a su tallo, más delicado de lo que parece a simple vista, por lo que nos bastará con estar atentos a lo que nos diga el sustrato: en el momento en que detectemos que está seco, será cuando debamos regar, sin excedernos en el agua.