Plantas y Flores

Me gustan los Hibiscos

Me gustan los Hibiscos ¿quieres saber por qué?. Primero que nada, por su increíble presencia ornamental, tanto en exteriores como en interiores; su porte elegante y colorido les hace una de las especies florales ineludibles en la decoración con flores.

Te invito a conocerlas un poco más; comienzo por señalar que las plantas de Hibiscus pertenecen a la familia Malvaceae, una amplio grupo que incluye también el algodón entre otras plantas muy conocidas. Me encantan además porque son plantas fuertes y vigorosas,  muy fáciles de cuidar y que se adaptan con facilidad a algunas condiciones hostiles para ellas.

Sin entrar en detalles taxonómicos y hablando de la apreciación más usual, podemos decir que se distinguen dos tipos de plantas de hibiscos: el tropical y el resistente.

Otro atributo que me gusta mucho es que la flor del hibisco, si bien es grande, es a la vez delicada y con pétalos finos. Un capítulo aparte para uno de los detalles más disfrutados: su rico colorido. Los matices pueden variar entre rosa, ciruela, rojo, rosa, naranja, salmón, blancas, melocotón, naranja o amarillo y puede haber variedades con dos colores de vetas oscuras, en contraste. Existen los llamados hibiscos simple y dobles: éstos últimos exhiben doble corola de pétalos y créeme que su presencia no pasa desapercibida.

Por último, y para fundamentar por qué me gustan tanto, hablo de sus hojas; pocas plantas ostentan un desarrollo foliar tan llamativo y sobrio a la vez en razón de sus hojas brillantes de color verde oscuro.