Consejos

Para conocer, prevenir y curar alguna de las enfermedades más frecuentes (IV)

para-conocer-prevenir-y-curar-alguna-de-las-enfermedades-mas-frecuentes-iv

En esta cuarta entrega, al igual que en la anterior, damos paso a reseñar sintéticamente algunas características de las enfermedades de mayor incidencia en los sectores del jardín y la huerta, y otros tantos consejos acerca de cómo encarar cada problema. Aquí van las que corresponden al día de hoy…

  • Edema

A veces se forman unas ampollas duras como de corcho en la parte inferior de las hojas. Esta enfermedad no la produce ni un hongo ni una bacteria; es la respuesta de la planta ante un compost encharcado junto con una intensidad de luz baja. Las hojas muy afectadas no se recobran, de manera que deben eliminarse. Trasladando la planta a un lugar más luminoso y reduciendo la frecuencia de los riegos se obtendrán hojas nuevas y sanas.

  • Podredumbre de la raíz

Enfermedad mortal a la cual son especialmente propensos los cactus, las plantas crasas, las begonias, las palmeras y la Saintpaulla. La primera señal consiste generalmente en que las hojas se vuelven amarillas y se marchitan, y seguidamente se vuelven marrones y se colapsa la planta. La causa es el deterioro de las raíces, causado por hongos, debido al exceso de agua. Se puede salvar la planta, si bien vale la pena consultar sobre el tratamiento con un experto.

  • Roya

Enfermedad poco corriente, con la que seguramente no se encontrará la mayoría de los que cultivan plantas de interior. Probablemente, la única planta que será infectada de roya es el geranio. El síntoma al que hay que estar atento, se aprecia en la imagen: son círculos de esporas en la parte inferior o en algunos casos superior de las hojas. Resulta difícil de controlar. Quita las hojas infectadas y quémalas, mejora la ventilación en torno a la planta y rocía con dithane. No plantes esquejes infectados de esta enfermedad.