ConsejosHuertos

Pasos para crear un huerto en otoño

huerto otoñal

Hay una gran cantidad de verduras que prefieren temperaturas frescas del otoño. La propuesta a partir de este post es cultivar un huerto de otoño y conservar tu cosecha para disfrutar de buena comida a través de los duros meses de invierno.

Muchas personas,  incluida yo misma, optan por empezar a cultivar un huerto en la primavera. Esta estación nos “revive”, estamos llenos de entusiasmo y grandes planes. Entonces, antes de que nos demos cuenta, es agosto y el jardín sueño es un parche de hierba con mucha vegetación. No te desesperes: piensa seriamente en plantar un huerto en otoño. Es una buena manera de compensar el jardín de flores olvidadas.

Hay una gran cantidad de verduras que prefieren temperaturas frescas del otoño. Entre ellas podemos mencionar  las coles de Bruselas, la col rizada y la col.

Otras variedades un tanto más  específicas o “exóticas” que van muy bien a un jardín de otoño son la col roja Ball, la col rizada Winderbor y Jade coles de Bruselas de la Cruz.

Es conveniente que antes de empezar a plantar, realices un diseño mínimo de la disposición que darás a las diferentes hortalizas. Ésta planificación debe contemplar dos cosas: el espacio de que dispones y los requerimientos de la hortaliza en cuestión (no puedes plantar especies que requieren sombra, en espacios de abundante sol).

 

Las semillas se plantan en un suelo que ha sido calentado por el sol durante los meses de verano. Esto acelerará la germinación y las semillas no se pudrirán con tanta frecuencia como lo hacen en las condiciones de humedad de la primavera. Para tener la certeza de que muchas plantas crecerán, te recomiendo que siembres el doble que lo que normalmente lo harías, eso sí: siempre respetando los espacios de siembra.

Es más fácil tomar esta sencilla medida, que lamentar después, porque es un hecho que los pájaros, las ardillas y otros animales son voraces comedores de las semillas.

  • Donde plantar un jardín de otoño

Lo más recomendable para esta época es plantar el huerto de otoño en camas elevadas. Rastrilla el suelo en “camas” y haz caminos entre las plantas para facilitar el acceso al cosechar o desyerbar. Los canteros deben ser aproximadamente de unos 30 cms de alto. Su extensión puede variar, dependiendo del rendimiento que deseas de la cosecha. Mantén el suelo en canteros con suelo alivianado y toma medidas que aseguren un buen drenaje, ya que se puede llegar caminando por los caminos.

El primer paso para preparar el suelo adecuadamente es cortar las malas hierbas. Asegúrate de deshierbar bien manualmente y luego, cubre la zona con una buena capa de abono natural. No hay necesidad de cavar o arar la tierra.

Usar compost

Pensar en uso de compost es más que interesante par apotenciar cualquier suelo en cualquier época del año, pero requiere por lo menos un año de preparación del mismo. Puedes utilizar por ejemplo las malezas que han germinado en ese tiempo y se han muerto: eso sí siempre después de arrancadas y procesadas debidamente en la compostera. Ten en cuenta que el compost fresco atraerá  el crecimiento de las malas hierbas.

Una alternativa para prever este problema es disponer de una capa de mantillo, paja o hierba cortada, y añadirla.

El agua no es un tema menor en otoño, es vital estar atentos, tanto por si se produce un exceso (el típico otoño lluvioso que termina siendo un contexto inmejorable para la profusión de muchas enfermedades – particularmente- hongos.

No te olvides de regar tu jardín de verduras de otoño. Aunque parezca extraño, los jardines de otoño necesitan más agua que los jardines plantados en primavera.

Muchas personas que disponen de un espacio de suelo pequeño, suelen hacer una transformación de su jardín a mediados de agosto, en lo que será un huerto de otoño; se proponen disfrutar de vegetales nutritivos que han sido cultivados con métodos ecológicos.  Cuidando la frecuencia de riego y regulándola en función del clima de la temporada en cuestión, podrás disfrutar de coles, rábanos y nabos,  entre otras verduras.

La espinaca es otra muy buena idea con el adicional de que te dará una segunda cosecha en la primavera cuando tus amigos y vecinos estén sembrando su primera cosecha. En el próximo junio, el ajo y otras  poco profundas que se plantes este otoño estarán listas para comer.

Los vegetales mencionados en este artículo son capaces de soportar heladas débiles sin que medie daño, pero si tu espacio es pequeño y puedes proteger, mejor.

La protección de tu plantas de las heladas

Si dispones de esta posibilidad puedes agregar a todas las opciones anteriores a la lechuga, hojas de mostaza y acelga. La protección debe ser capaz de cubrir las plantas para moderar el frío y también evitar el viento sobre el suelo. En este último intento es válido pensar en aplicar abono pesado, tales como paja, con la doble funcionalidad de además retener el calor que aún está en el suelo.

¿Cómo instrumentar esta protección? Hay varias maneras para proteger las plantas contra las heladas; si hablamos de grandes superficies, se puede pensar en una pila de fardos de paja o heno en la parte norte de las filas de cultivo ya que éstos actúan como una barrera contra el viento.

Además se puede pensar en hacer un marco y una cubierta de material transparente ya sea policarbonato, nylon o similar. Esto propicia de inmediato un efecto invernadero. No pienses a priori que requiere una gran inversión: una buena idea es comprar marcos antiguos usados precio  razonable en las ventas de garaje o una empresa de demolición.