Piscinas

Pérgolas de jardín, importancia y utilidad

Woman at tropical resort

¿Te gustan las pérgolas? Las altas temperaturas han comenzado a hacerse sentir y con ellas, pensamos  en aumentar algo de protección por lo que construir una de ellas es una buena idea.

Doble protección

Hay que pensar en todo: no sólo las personas sino algunas de tus plantas están necesitando mitigar su sufrimiento por exceso de exposición solar, sin mencionar a las mascotas que son parte de nuestra familia.

Quizá la primera inquietud sea alguna especie de toldo o malla que se coloque rápidamente y signifique una inversión algo menor. En su lugar te propongo pensar en una opción que requiere algo más de tiempo y dinero, pero se compensa en estética y duración, siempre que la construyas con buenos materiales y la solidez necesaria.

¿Qué es una pérgola?

Las pérgolas son estructuras fijas, que en general se construyen de madera tratada, pero pueden ser hechas en otros materiales, por ejemplo en la imagen de portada puedes apreciar una construida en caña.

Se utilizan frecuentemente en  entornos de jardines o terrazas, siendo muy útiles en áreas de piscina donde es importante protegerse del sol.

Ventajas adicionales

Una posibilidad estéticamente impactante es aprovechar la estructura de las pérgolas para que sean sustento de alguna planta trepadora. Esto redobla su potencial de protección y sensación de frescura a la vez que la convierte en un punto focal estéticamente hablando.

 Las pérgolas son muy versátiles y en ese sentido es importante -antes de construirlas- pensar a fondo en todas las ventajas que podemos sacar a esa inversión. Un primer punto es recordar que , aportan mayor privacidad por ejemplo en caso de jardines urbanos, donde estás muy en contacto con tus vecinos próximos y a la vez, son capaces de reconvertir espacios inutilizados en lugares con encanto e intimidad, que -debidamente iluminados- se convierten es lugares perfectos para el relax y el descanso.

¿Qué materiales necesitarías?

Supongamos que eliges madera: necesitarás vigas de madera de 4 x 4 centímetros, vigas tipo 2×6 centímetros, vigas transversales, clavos y  tornillos, taladro manual, algo de cemento e instrumentos para hacer pozos donde fijarás las vigas verticales.