Piscinas

Mantenimiento de piscinas: el pH

ph piscina

Escuchamos hablar mucho del pH en numerosos aspectos: el de nuestra piel, el del agua… ¿Qué importancia tiene en el agua de nuestras piscinas de jardín y cómo debemos calcularlo?

En su definición estricta, para quienes no lo tengan claro, diremos que el pH es la medida de concentración de iones hidronio en una disolución. Esto se aplica, sin embargo, a aspectos de la vida tan distintos entre sí como pueden ser la piel (tanto la humana como la de los animales), el suelo (ya hemos mencionado alguna vez, hablando del suelo de jardín y sus características, que su pH determinará su alcalinidad), y por supuesto el agua. Al hablar del agua de las piscinas, si el pH es excesivo nos provocará la irritación en ojos y mucosas que tantas veces recordamos haber sufrido, y que desde luego no es nada agradable, mucho menos si nuestra intención es pasar un buen rato dentro del agua. A nadie le gusta salir con los ojos rojos y la necesidad de rascarse cada medio minuto…

El valor correcto del pH en la piscina de nuestro jardín debe oscilar entre 7,2 y 7,6. Ni más, ni menos. Además de lo que hemos comentado, un pH adecuado permitirá que el cloro se expanda y realice su función de manera óptima.

¿Cómo medir el pH?

El pH puede variar; las condiciones del entorno pueden subirlo, hacerlo descender… Es importante medirlo al menos una vez por semana, sobre todo en verano, cuando utilizaremos la piscina con mucha frecuencia, y para ello tenemos a la venta kits analizadores muy sencillos: tan sólo habremos de introducirlo en el agua, tomar una muestra e interpretar la información mediante el código de colores que nos suministran. Normalmente no tiene complicación alguna.

¿Y qué hacemos cuando el pH está más alto o más bajo de lo que debería? Pues también disponemos, en las tiendas especializadas, de productos que permiten incrementarlo o hacerlo disminuir. Tanto la medición como el ajuste son operaciones sencillas e imprescindibles en el momento en que agregamos agua nueva a la piscina.

  • Federico Carrizo

    muy bueno.

  • Urteagapiscinas

    Interesante artículo acerca de un elemento muy importante que tenemos que tener siempre presente a la hora de limpiar nuestra piscina, el Ph.
    Aunque depende del tamaño, revestimiento o uso que le damos a la piscina, el tratamiento sera uno u otro, los niveles de Ph y cloro siempre deben estar bien calculados.
    Recomendamos unos niveles sobre 7,2 en Ph y 0,7 ppm en cloro para mantener el agua de nuestra piscina perfecta. Si estos niveles están correctos, hay que evitar el uso de aditivos químicos que puedan dañar el agua, revestimiento o incluso a los propios usuarios.