Consejos

Cómo eliminar las plagas de saltamontes

saltamontes

Los saltamontes son insectos de lo más simpático en nuestro imaginario popular. Nos encanta verlos en el jardín… hasta que nos encontramos con que devoran sin compasión esas plantas que tanto nos hemos esforzado por cuidar. En verano, el riesgo de que se conviertan en plaga es mucho mayor.

No debemos preocuparnos ni alarmarnos en exceso si vemos aparecer dos o tres saltamontes entre nuestras plantas; al fin y al cabo, nuestro jardín es un universo natural en miniatura, ¿qué sería de él sin esos pequeños inquilinos que lo pueblan espontáneamente? Pero si vemos que empiezan a proliferar, tendremos que estar ojo avizor. Si no los vemos pero empiezan a aparecer mordiscos en las hojas, quizás en forma de semicírculo, o partes trituradas (las mandíbulas de estos insectos son de lo más eficaz y machacan las hojas en instantes) de color marrón… es posible que anden por ahí cerca. Los saltamontes no le hacen asco a nada, ya sean malas hierbas (lo que nos vendrá muy bien) como plantas de huerto, flores… ningún rincón del jardín estará a salvo.

Escoger a sus depredadores naturales, la mejor opción

Sí, tenemos en el mercado, en las tiendas de productos especializados, algunos que afirman acabar con los saltamontes en apenas unas horas. Pero, como siempre, llegamos a la misma duda… ¿realmente queremos confiar la salud de nuestro jardín o huerto a los productos químicos? Siempre será preferible utilizar alguno de esos “remedios de la abuela” de eficacia comprobada. O, en este caso, el utilizar alguno de los predadores naturales del saltamontes para controlar la población y evitar que se convierta en plaga.

Los sapos se darán un festín con los saltamontes: si tenemos una charca o un pequeño estanque en el jardín, puede ser una excelente ayuda tenerlos allí. Pero si tampoco nos agrada tener a estos animales (que pueden dar otra clase de problemas), otro “plaguicida” natural pueden ser… ¡las gallinas! Así es: con ellas mantendremos a raya a los saltamontes, gusanos y otra clase de plagas que nos acosan en verano. Suponen un cuidado extra, pero si tenemos la oportunidad, el tiempo y el espacio para ello, os recomendamos esta opción.