Plantas y Flores

Plantar tomates en maceta

Tasty sweet tomatoes

No sólo es posible sino que es una verdadera solución para quienes anhelan tener su propia huerta en casa y no poseen un sector con tierra plena o acceso a suelo franco. ¿Tienes una terraza o balcón soleado? Es todo lo que necesitas, sumado a buena semilla y seguir al pie de la letra estos cuatro consejos…

Maceta de buen tamaño

Mínimo 40 cm de profundidad y 30 cm de diámetro. Si consigues una jardinera o maceta de tamaño mayor, mejor aún; si plantas más de una planta en una jardinera larga, ten en cuenta que como mínimo hay que separar las plantas unos 30 cms entre ellas. Lo más importante: las plantas ganarán altura, por lo que es importante contemplar ese espacio y contar con tutores para ir sujetando la planta

Fertilizar periódicamente

Incluso si su mezcla de tierra viene con fertilizante ya mezclado, puede ser necesario para alimentar a sus plantas. Algunas mezclas para macetas incluyen fertilizantes sólo lo suficiente para dar a las plantas una carga cuando están empezando. El momento ideal es cuando la planta comienza a florecer; otra opción es añadir cronometrado los gránulos de liberación lenta.

Coloca las macetas en un lugar soleado

Al menos 6 horas de sol diario es lo mejor y ello es perfectamente posible en una terraza e incluso en un balcón. El sol conduce energía para la producción y para la fabricación de azúcares, ácidos y otros compuestos responsables del mayor sabor y color del fruto.

Riega con regularidad

Para producir bien, las plantas de tomate pueden necesitar riego diario en pleno verano o días de temperatura elevada. La forma más sencilla de hacer esto es crear un sistema de goteo. Asegúrate de aportar agua antes de que el sol se ponga, pero las  hojas deben secarse antes del anochecer.