Plantas y Flores

Plantas forrajeras (I)

plantas-forrajeras-i.thumbnail

Dentro del universo de las denominadas “plantas forrajeras”, detallemos las principales características de tres de ellas: la achicoria, el sorgo y la moha.

La achicoria – es una planta de origen mediterráneo y que pertenece a la familia de las llamadas compuestas. Aparte de su empleo como forrajera, hay otras variedades con varios usos en el mundo de la gastronomía y la salud. Un claro ejemplo es el radicchio, variedad presente en el norte de Italia y empleada en las cocinas como ingrediente para ensaladas. La achicoria es una planta herbácea que crece en forma de rosetas y se caracteriza por sus hojas dentadas. Es especial para sembrar junto a otras especies, como por ejemplo el trébol rojo. Forma pasturas de gran producción y excelente calidad, que habitualmente suelen durar hasta tres años.

El sorgo - el sorgo forrajero es una gramínea anual con ciclos estivales. Se caracteriza por su ágil crecimiento y gran capacidad de rebrote. Esto quiere decir, que luego de un pastoreo de vacas y novillos, en escasas semanas crece y puede ser pastoreado nuevamente.

La moha – es originaria de China, donde se constituye en el cereal de grano fino más importante. Luego arribó a Europa, donde también ha tenido un gran desarrollo, a tal punto que la forrajera se la denomina como “moha de Hungría” o “moha de Italia”. Es una gramínea anual de ciclos muy cortos y crece muy bien con elevadas temperaturas y resiste perfectamente la carencia de agua.

 

  • maria jose

    eato me hace perder el tienpo